dimecres, 10 de desembre de 2008

SOM


SOM


"Aunque la mona se vista de seda, mona se queda"
Este dicho, que alude a la característica imitadora de los monos, indica la banalidad de disfrazar la naturaleza de las personas ya que, a la larga, se descubre. Se aplica a los que tras mejorar en su condición humana e incluso ascender económica o socialmente, no por ello pueden ocultar sus defectos o sus orígenes humildes.

Este antiguo refrán sirvió a Tomás de Iriarte para ilustrar su fábula La mona, cuyo primer verso dice:
Aunque se vista de seda
la mona, mona se queda...
y termina con la moraleja:
Monos, que aunque se vistan de seda,
se han de quedar lo mismo que eran antes.

Algunos estudiosos afirman que este dicho ya figura en los Diálogos del escritor romano Luciano y, de hecho, existe un refrán similar entre los romanos: "La mona siempre es mona, incluso si se viste de púrpura".

SOM uns cantamañanas **

**RAE 2.0.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA - Vigésima segunda edición

cantamañanas.
1.com. coloq. Persona informal, fantasiosa, irresponsable, que no merece crédito.

***El cantamañanas
El cantamañanas (Singermornings stultitius)

Hoy hablaré de un espécimen de humanoide conocido vulgarmente como cantamañanas. El singermornigs stultitius es una subespecie de homínido con apariencia de ser humano, que en ocasiones se le confunde con él, aunque no le llega ni a la suela del zapato. Se caracteriza por hacer gran ostentación de sabiduría que luego, a la hora de la verdad, se queda en eso: ostentación. Es el clásico personaje que va por la vida diciendo lo bueno y lo inteligente que es e intentando deslumbrar a la gente que lo rodea. Pero cuando se encuentra en la obligación de demostrar su valía e inteligencia, como el humano al que mimetiza, sólo consigue hacer el ridículo más absoluto.
Según el rol que desempeña en la sociedad el cantamañanas se divide en dos subespecies bien diferenciadas:

a) Cantamañanas Currante (Singermornings stultitius laborantis)

A esta subespecie se le descubre cuando realiza alguna chapuza o estropicio en el desempeño de sus labores habituales. Al quedar ridiculizado y demostrada su nulidad, suele reaccionar farfullando necedades con su escaso vocabulario y jurando en arameo maldiciones y obscenidades. Es fácil de descubrir por su comportamiento descuidado y cara de gilipollas (gillipollius asnarun).

b) Cantamañanas Jefe (Singermornings stultitius grandielocuentis)

Es un tipo peligroso, porque no es capaz de cumplir con las responsabilidades de su puesto, a pesar de haber hecho previamente gala de lo bueno que es y lo bien que se va a portar con la gente que se encuentra bajo su mando. En este caso el cantamañanas reacciona al ridículo dando gritos y órdenes estentóreas y sin sentido. Ordena callar al subordinado, despidiéndolo con cajas destempladas y sinrazones, alegando que está haciéndolo perder el tiempo. Después de quedar como un necio, cuando se demuestra que el subordinado sabe más que él, la bestia se queda rumiando su ineptitud en su guarida o despacho. A pesar de su habilidad para mimetizarse se le ve el plumero desde lejos si se observa su perpetuo pose de falsa autosuficiencia y su cara de estulto solemne.

Estos especimenes de parásito social no son especialmente peligrosos, siempre y cuando se mantenga uno alejado de su área de influencia. La mejor defensa contra ellos es plantarles cara con la verdad por delante y no ceder a su actitud intimidatoria.

Copirigth : http://vialibris.blogspot.com/2006/07/el-cantamaanas.html